PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES.

La prevención de las enfermedades cardiovasculares en los niños es un tema bastante importante. De la misma depende que lleguen sanos estas futuras generaciones. Les invito a que lean con detenimiento este artículo. 
» El último domingo del mes de septiembre es el establecido para celebrar el Día Mundial del Corazón, una oportunidad para concienciarnos sobre la importancia de las enfermedades cardiovasculares, cuya causas se pueden prevenir desde la infancia creando buenos hábitos.
En Edukame siempre os hablamos del corazón, de la importancia del amor, de dejar expresar los sentimientos y de respetarlos tanto de los niños como de los adultos.  Pero hoy os queremos hablar de estas enfermedades, pues son las causantes de  un 30 % de las muertes registradas en nuestro planeta.
Este tipo de dolencias no respetan razas, credos o sexos. La mayoría de los factores de riesgo pueden controlarse desde la niñez cambiando nuestros hábitos y educando a nuestros hijos para llevar un estilo de vida más saludable.
Las principales causas de las enfermedades cardiovasculares son: la alimentación, el tabaquismo y el sedentarismo. Los hábitos son aprendidos de los padres como primeros modelos, después del resto del entorno familiar y por último de la comunidad en su sentido más amplio. Promover y fomentar un corazón sano es labor de todos. 
Alimentación saludable.
El niño debe comer una variedad de alimentos para que reciba los nutrientes que necesita en su crecimiento normal, limitando los alimentos ricos en grasas y en azúcar.
Una dieta saludable puede ayudar al niño a permanecer en un peso normal, lo cual será básico a la hora de evitar ciertos problemas relacionados con la obesidad, como la diabetes o las enfermedades cardiacas.
Tabaquismo.
Alrededor de la mitad de los fumadores adolescentes tienen padres que fuman, por lo que el tabaco ha sido un habitual en sus casas desde pequeños. Como padres debemos procurar no animar a nuestros hijos al tabaquismo, es muy importante evitar su exposición al humo de tabaco ambiental y tratar de cesar en ese hábito.
Actividad física.
La televisión, los videojuegos, internet, han provocado que los niños dediquen en la actualidad una parte muy grande de su tiempo a estas actividades de tipo sedentario. Es importante que los pequeños practiquen algún deporte y realicen actividades al aire libre que generen una serie de beneficios en su salud física y mental.
La práctica de actividades físicas influye en su crecimiento y el desarrollo saludable de su sistema cardiorrespiratorio y muscular, ayudando a mantener un peso saludable y previniendo enfermedades cardiovasculares tales como la hipertensión o el colesterol.
Si tu hijo es aún muy pequeño para practicar un deporte de competición puedes realizar con él alguna actividad como la psicomotricidad o la matronatación».
Fuente: Edukame.com

TODO UN EJEMPLO

Educar, enseñar, instruir, … son términos que no solo se aprenden detrás de unas paredes donde nosotros los docentes hacemos lo que podemos y un poco más de lo mismo en los tiempos que corren. A nuestros alumnos de hoy día no solo hay que enseñarles, instruirles y educarles sino sobre todo TRANSMITIRLE VALORES. Por esta razón mis compañeros del CEIP Gran Canaria se han tirado de nuevo a la piscina de la solidaridad en la cual no solo estaban los niños y niñas del centro sino padres, personal no docente, instituciones, … que colaboraron en este II Encuentro Solidario en favor del Proyecto Familiar de Cáritas Diocesana. Es todo un ejemplo que han repetido en este curso. Vayan desde estas líneas mis felicitaciones más sinceras a toda la Comunidad Educativa.
Siéntense y disfruten de este vídeo resumen de la misma y no dejen de ver las dotes interpretativas que tienen el director, Nelson,  y el jefe de estudios, Sergio, no tienen desperdicio. Prometen en el mundo del celuloide. Ja,ja,ja…


QUÉ BUENO ES LEER

Husmeando en la red me encontré con este artículo que con motivo del Día internacional del libro se celebró el pasado 23 de abril. Les dejo para que lo lean y puedan sacar sus propias conclusiones. Gracias a edukame.com
El hábito de la lectura es un gran estímulo para la creatividad, imaginación e inteligencia de los niños, les hace desarrollar su capacidad verbal y su concentración.
La lectura le proporcionará a tu hijo una aventura donde saber, conocer, descubrir y si encima esta costumbre es compartida por los padres y madres, el momento de leer un cuento o una historia establecerá un lazo especial entre ambas partes.
Desde qué edad puede tener tu hijo un libro
Hay libros adaptados a todas las edades, desde los libros de tela para los bebés, los libros de tapa dura y hojas gruesas para los niños de 1 a 2 años, los cuentos con sólo imágenes, los cuentos con solapas sorpresas, los cuentos con poca letra, los cuentos con imágenes reales,  todos ellos indicados para los menores de 6 años.
Todos los cuentos infantiles cuentan historias que a los niños les ayuda a conocer mejor lo que les pasa a ellos y lo que sucede a su alrededor (un día en la escuela, cuando esta enfermos, partes de su cuerpo, etc). Y les encanta que mientras ellos observan las imágenes papá o mamá les lea lo que está escrito en ese cuento.
Los padres debéis diversificar los temas a leer, que sigan los gustos del niño, no del adulto y crear un hábito diario, buscar un tiempo todos los días para leer, puede ser antes de irse a dormir o después de comer.